Buscar

La curva de potencia en la práctica

Habiendo ya introducido los conceptos de curva de potencia y zonas de esfuerzo, es buen momento para ilustrar su significado práctico con un ejemplo real que cualquier lector que registe datos en STRAVA puede replicar.

Nuestro ejemplo es un recorrido virtual de 45.4 km con pendientes suaves que no sobrepasan el 4%. El recorrido fue realizado por el mismo ciclista en dos épocas distintas y con diferente intensidad, de manera que hay casi 4 minutos de diferencia en el tiempo invertido en completarlo. Es claro entonces que en uno de los recorridos se corrió "a fondo" mientras que en el otro el esfuerzo fue más moderado.


¿Cómo se reflejan estas diferencias en los gráficos de zonas y curvas de potencia? Veamos:


El gráfico nos muestra las curvas de potencia de los dos recorridos y los histogramas que muestran el porcentaje de tiempo invertido en cada una de las zonas clásicas de potencia Z1 a Z7.

Esta información está disponible para los usuarios de STRAVA con base en la potencia medida (si el usuario posee potenciómetro) o estimada a partir de datos indirectos.


Los histogramas muestran cómo en el recorrido intenso (naranja) el ciclista pasa menor parte del tiempo en Zonas 1, 2 y 3 y más tiempo en las zonas 4,5,6 y 7. Es decir que afronta con mayor energía y agresividad ciertos tramos exigentes del recorrido como repechos cortos o planos prolongados. La curva de potencia naranja se encuentra siempre encima de la curva azul y la separación entre curvas es más pronunciada en el sector izquierdo lo cual confirma lo observado en los histogramas y refleja ataques cortos pero fuertes en ciertos tramos. El hecho de que la curva naranja no caiga por debajo de la azul, muestra que el ciclista no sufre de agotamiento por el esfuerzo realizado en Z5 o superior y que posee buen fondo para mantener un buen ritmo en Zona 3 y Zona 4. Es decir la mejora en tiempo de casi 4 minutos se consigue tanto en esfuerzos cortos y explosivos como en los esfuerzos prolongados de los tramos planos o inclusive en los descensos de baja pendiente. Visto de otra manera, una mejora de 4 minutos en el recorrido ilustrado, se puede conseguir mediante una combinación de entrenamientos que apunten a fortalecer zonas 5 a 7 (tiempos cortos) con otros dedicados a Zonas 3 y 4, que suelen ser más prolongados.

Esperamos que este ejemplo ayude a entender mejor las herramientas que la tecnología nos ofrece hoy en día y que están al alcance de deportistas aficionados de todo nivel que se interesan por mejorar su desempeño de manera estructurada. Siempre será buena idea hacerse asesorar por una persona experta en el diseño de planes de entrenamiento a la medida pero resulta de gran utilidad conocer el lenguaje y la lógica detrás de los números para obtener grandes resultados.

Nos vemos en la ruta!


32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo